mercoledì, dicembre 12, 2007

Paseo navideño

La Nueva y yo tenemos un inacabable hatajo de sobrinos y ayer decidimos pasar la tarde de compras en busca de regalos navideños para ellos. Para orientarnos nos hicimos con la lista de juguetes que habían mandado a los Reyes Magos: eran en su mayoría extraños artefactos con raros nombres como “Mortal Kombat”, “Fucking Girl” o “Kill the Uncle George”. Es decir, cosas cuya simple compra ya va más allá de mi limitado alcance. No quise ser tan cruel como la Nueva, que propuso vengativamente regalar juguetes educativos, así que compramos balones y muñecas como cada año.
El caso es que, paseando entre juguetería y juguetería, fuimos a parar a la Plaça Sant Jaume donde, como cada año, el ayuntamiento monta un belén para el disfrute y goce de los ciudadanos. La Nueva me dijo alegremente:

-!Vayamos a ver el belén!
-Seguro que es un truño -dije yo con mi habitual espíritu navideño.

Pero por supuesto la Nueva insistió y yo no pude negarme, así que nos paseamos ante el belén que este año está patrocinado por Endesa, la fraudulenta compañía que el pasado verano dejó sin electricidad a media ciudad durante una semana entera. Si Endesa invierte en mantenimiento lo mismo que en el belén, aquel accidente se explica por sí solo. Y es que el belén navideño, como yo ya había imaginado, es un auténtico truño.

-Ciertamente es una mierda -dijo irreverentemente la Nueva ante San José.

Y tras cumplir la ancestral tradición barcelonesa de afirmar que el belén del año pasado “sí que era bonito” (lo cual es falso), proseguimos nuestro camino y nos dirigimos al Portal de l’Àngel, repleto como siempre de miles de incautos que pretenden pasear cómodamente. Entre apretujón y apretujón me fijé por primera vez en las luces navideñas de la calle y, al notar el tacto de la mano de la Nueva en la mía propia pensé con temor:

-A ver si la pierdo ahora a ésta.

Y me sentí como Pepe Isbert perdiendo a Chencho.

PD: Para los más jóvenes informaré que Pepe Isbert y Chencho eran personajes de una película que Televisión Española emitía cada año por Navidad, como Ben-Hur por Semana Santa. El argumento provocaba lágrimas de principio a final: Pepe Isbert se asomaba a la azotea de su casa y, accidentalmente, una teja se desprendía y golpeaba en la cabeza al gobernador, que justamente en ese momento paseaba por la calle. En castigo, las autoridades encerraban a Chencho en una leprosería y mandaban a Pepe Isbert a galeras. No revelaré el emocionante final, solo diré que aparecían Jesucristo y José Luis López Vázquez, este último en el papel de abnegado tío. Como yo.

9 Comments:

Blogger Raquel said...

Un paseo navideño sin la dolorosa pérdida de Chencho no es un paseo completo. Para la próxima vez llévate a uno de tus sobrinos y ten la decencia de perderlo un rato, ya verás como es mucho más divertida la tarde.

11:08 AM  
Blogger Zafferano said...

Una vez perdí a mi hija en Navidad, fue muy emocionante. El siguiente año, la muy ladina, se llevó miguitas de pan...

Besos

12:49 AM  
Blogger Stella Blue said...

Bueno, por lo menos ahora ya habéis cumplido y os podéis dedicar a otros quehaceres. Yo aún tengo que ir. Qué pánico!

4:12 PM  
Blogger Imaginari said...

Definitivamente, el fantasma de las navidades pasadas es un ángel a tu lado.

3:02 AM  
Anonymous El Escondrijo said...

Hola Jordi:

Sólo dos cosas. Primero, me encanta tu blog. Me parece sumamente disfrutable y lo visito siempre.

Segundo, quisiera extenderte una invitación a que visites mi blog, Escalera al suelo (http://escondrijocobarde.blogspot.com/).

Saludos

2:15 AM  
Blogger Miroslav Panciutti said...

Nunca había oído el vocablo "truño" hasta este post; creo que, desde ahora, lo incorporaré a mi léxico habitual. Mañana mismo, cuando estemos discutiendo con la Consejería, prometo calificar de truño al plan urbanístico del Ayuntamiento. Sin estar muy convencido de su significado, intuyo que tiene que ver con el espíritu navideño.

En otro orden de cosas ... que Endesa patrocine Belenes da para reflexiones ciertamente surrealistas. A pesar de todo, espero que el paseo y la visita belenista haya sido beneficiosa para vuestro embarazo. Feliz navidad, anyway.

12:14 AM  
Blogger Miroslav Panciutti said...

Questo commento è stato eliminato dall'autore.

12:18 AM  
Anonymous pájaro gopita said...

Y tú perdido en la mano de la Nueva, pensando en la posibilidad de perderla.

8:50 AM  
Blogger Jordi said...

Miroslav: la palabra "truño" no figura en el diccionario de la Academia. Sin embargo (y muy sin embargo) mi padre me enseñó que un truño es un cagarro como un puño. Con perdón.

12:36 PM  

Posta un commento

<< Home