mercoledì, novembre 19, 2008

Debo evitar los motines

La entidad bancaria que juega alegremente con mis ahorros me envió ayer una carta en la que me comunica que, asociado con mi tarjeta de crédito, dispongo de un seguro de vida de accidentes. Si fallezco en accidente mis descendientes, es decir, Umbrello, recibirán la bonita suma de seis mil euros. En la carta me explicaban las condiciones de la póliza, esa letra pequeña que nadie se lee pero que ayer yo leí mientras con el rabillo del ojo vigilaba cómo Umbrello destripaba un oso de peluche.
Queda claro que la póliza cubre mi muerte por un accidente. Pero... ¿de qué formas puedo morirme para que Umbrello cobre? De varias, me explican: en un atentado, por descargas eléctricas -el rayo inclusive, especifican-, por mordeduras de animal y de picadura de insecto -pero no por las infecciones que éstos produzcan, así que deduzco que si me pica un insecto lo más práctico para mí y para Umbrello es palmarla inmediatamente sin esperar a la infección-, los envenenamientos debidos a un acto criminal de terceros, las distensiones musculares aunque sólo sean consecuencia de un súbito esfuerzo propio (?), etcétera, etcétera.
¿Y de qué formas no me está permitido morir sin poner en peligro el futuro económico de Umbrello? Hay varias situaciones que debo evitar y, si no es posible, estoy obligado a sobrevivirlas. Por ejemplo, los accidentes ocurridos en ocasión de guerras, motines y revoluciones, la práctica de la lucha libre y artes marciales en general y la muerte o lesiones producidas por la desintegración nuclear.
Lo de la desintegración nuclear me preocupa más bien poco, porque si me desintegro nuclearmente lo más probable es que Umbrello y la Nueva se desintegren conmigo y, con nosotros, el tío del banco y la aseguradora.
Lo que me emociona mucho es darme cuenta de que debo evitar morir en un motín. Hasta ahora yo era un irresponsable que si iba por la calle y veía un motín, ¡zas!, me metía en él inmediatamente. La de motines que he vivido. Qué burro he sido. Ahora viviré de forma prudente y me alejaré de los motines. Todo sea por el bienestar de Umbrello.

12 Comments:

Blogger ÓsQar said...

¿Qué dice la póliza acerca de ser absorbido por un agujero negro generado por la puesta en marcha del LHC? Seguro que los cabrones no pagan!

10:10 AM  
Blogger Miroslav Panciutti said...

Eres, sin duda, un ejemplo a seguir. Fíjate que yo, qué irresponsable, omitía la lectura de esa letra menuda y, hasta ahora, desconocía que no todas mis muertes conllevaban el cobro de las primas por los que habrían de ser mis afortunados sucesores. En nombre de ellos, mil gracias por este post tan didáctico. Es más, especificaré entre mis últimas voluntades que destinen para Umbrello parte de la magnífica fortuna que recibirán; se trata de un mínimo acto de justicia.

10:45 AM  
Blogger Raquel said...

Tranquilo, como yo no tengo seguro de vida ni Umbrello que lo disfrute, me haré cargo, en tu nombre, de los motines que te tocaba atender.

Sobreviviré a ellos, te lo advierto.

7:37 PM  
Anonymous Farrapos de Gaita said...

Si uno lee a fondo estas pólizas descubre que no puede morirse de nada (ni siquiera de risa), porque hay tantas excepciones que es casi imposible morirte de algo que ellos no hayan previsto para establecer la correspondiente excepción.

8:16 PM  
Blogger eso verde said...

Tú serías un gran muerto.

2:07 PM  
Anonymous Anonimo said...

Tu progenitor no es Umbrello... Tu progenitor es tu padre o tu madre. Esto es importante: ¿¿quién es el beneficiario del seguro de letra pequeña??

1:10 PM  
Blogger Femme d chocolat said...

Hola, te dejé una respuesta y saludo en el post de los Animals.
De todos modos dejo otro saludo aquí.

Tremendo lo de los seguros. Yo intenté trabajar para uno, y en mitad del cursillo: salí por patas. No pude con eso de " encontrarse de sopetón con la letra pequeña" y los "Ah, no lo entendí bien..." en los mosmentos más dolorosos de una persona. Me pareció muy fuerte . En fin...

Y ojo con eso del progenitor; ciertamente: serían TUS PADRES . Revisa bien lo que pone exactamente

Un saludo
Si te apetece puedes pasar a tomar un café. Estaré encantada .

11:19 AM  
Blogger Jordi said...

Blups, claro está que Umbrello no es mi progenitor. Gracias

11:00 AM  
Blogger Zafferano said...

Yo soy más bien aficionada a las revoluciones.
Les deseo a Umbrello, a la Nueva, a ti y a la aseguradora muy felices fiestas, siempre que la póliza lo permita y sea por el bien del niño.. El tuyo...

Muchos besos y feliz navidad!

6:32 PM  
Anonymous Anonimo said...

hola estoy leyendo tu blog gracias a que Vila Matas lo recomienda en alguna página suya.
te mando un abrazo desde la patagonia argentina

11:52 PM  
Anonymous E said...

Mmm, vaya descubrimiento... :)
Hoy me voy ya a dormir tranquila, jaja, que placer leerte!
salutacions

3:45 AM  
Blogger Nadna said...

Espero no estar produciendo un maleficio o algo por el estilo, pero todo fue conocerte gracias a Ossip, agregarte a mis favoritos y que dejaras de publicar... Espero que sea transitorio (y que el tránsito se esté acabando, claro). Felicidades, en todo caso, por el blog y recuerdos a la familia.

7:55 AM  

Posta un commento

<< Home