mercoledì, febbraio 01, 2006

Caerse a un pozo por despiste

He leído hoy en “La Vanguardia” una interesante entrevista con Mark Abley, que se autodenomina “explorador de lenguas”. Abley ha investigado sobre las lenguas que se hablan en el mundo -unas 6.000-, especialmente las más minoritarias o en vías de extinción y, entre otras cosas, explica que “lo que me fascina a mí es la facultad de ciertas lenguas de acumular conceptos en una sola palabra: gobray, en lengua boro, significa caerse a un pozo por despiste; onsra significa amar por última vez, y tienen otro verbo para decir pretendo amar”. A Mark Abley también le fascinan “los inuit, en Alaska, que al decirte puijilittatuq están diciéndote: El no sabe qué hacer debido a las numerosas focas que ha visto salir a la superficie”.
¡Maravilloso! Qué pobres son al lado del inuit o del boro nuestras lenguas habituales. Sería estupendo, por ejemplo, poder decir en catalán, castellano o inglés cosas como ocran (que significaría a la Nueva le dio un telele cuando hice trizas los tuperwares) o sanabú (la maté por un llonguet).

Etichette:

1 Comments:

Anonymous Vila-Matas said...

La levedad de tu blog es genial. LLevo tiempo leyendo con variado entusiasmo tus recuerdos inventados. ¡La maté por un llonguet! Muy bueno.
Un abrazo.

Vila-Matas, Enrique

12:04 PM  

Posta un commento

<< Home