giovedì, gennaio 10, 2008

La trágica simetría

Samuel Pepys escribió entre 1660 y 1669 uno de los diarios personales más famosos de la historia, no por su valor literario, diría que ínfimo en realidad, sino por que gracias a la casi inhumana dedicación del autor, que lo apuntó todo día a día durante nueve años, se trata de un retrato perfecto de la excepcional época en la que le tocó vivir: la restauración monárquica en Inglaterra tras la república instaurada por Oliver Cromwell. El rey Carlos había sido ejecutado por orden del Parlamento pero, al cabo de unos años, los acontecimientos desembocaron en la restauración de la monarquía. Los instigadores de la ejecución de Carlos I fueron duramente castigados por el nuevo rey. Este es el periodo en el que se inicia el diario. Y el 13 de octubre Samuel Pepys cuenta algo que a mí me impresionó:

“Me acerqué a Charing Cross a ver como colgaban, arrastraban y descuartizaban al general Harrison (uno de los regicidas). Le cortaron en trozos y su cabeza y corazón fueron mostrados al público, que gritó de alegría. (...) Así que he tenido la oportunidad de ver al Rey decapitado en Whitehall y de ver en Charing Cross la primera sangre que se vierte en venganza por la del Rey”.

Esa trágica simetría me hizo recordar que Truman Capote decía haber conocido, por distintos motivos, a John F. Kennedy y a su hermano Robert... y a sus asesinos respectivos.
¡Ah! Y por si alguien me acusa de pedantería por leer algo tan raro como los diarios de Samuel Pepys... confesaré que no puedo sacarme de la cabeza la idea de que si Pepys hubiera tenido una hija, ésta sería la célebre señorita Pepys.

Etichette: ,

6 Comments:

Blogger Miroslav Panciutti said...

No me pareces pedante para nada, que conste de entrada. Te diré que hace tiempo que sé de ese libro y que he leído varios comentarios elogiosos al mismo. LO curioso es que ayer mismo estaba en una librería con ese libro en las manos, dudando si comprarlo o no. Al final decidí no hacerlo (no quería pasar de 50 euros de gasto y hubo otros que alegaron mayores merecimientos). Pero, visto tu post y la cita que citas, lo pongo en la lista.

5:29 PM  
Blogger Zafferano said...

jajajaja! Estaba pensando precisamente en la señorita Pepys y qué clase de parentesco tendrían cuando leí tu profunda reflexión final...

Besos

10:03 PM  
Blogger Raquel said...

Si algún día encuentro la biografía de la señorita Pepys puedes estar segura de que seré tan pedante como tú y escribiré un post al respecto.

10:34 PM  
Blogger Stella Blue said...

Y yo todo el rato leyendo "Pepsi" y pensando: "ah, ahora lo entiendo todo..."

10:00 AM  
Blogger Imaginari said...

todo en la vida es simétrico, como la 3ª de newton, toda acción tiene una reacción igual y opuesta.

5:57 PM  
Blogger Monsieur said...

Hay otra entrada en el diario donde Pepys cuanta que recibe un soborno en forma de saco lleno de monedas. Al recibirlo ordena al sobornador que introduzca el saco directamente en el cajón "por si algún día hay un juicio, que nadie pueda decir que toqué un sólo penique". Un cachondo este Pepys. Felicidades por el blog.

2:32 PM  

Posta un commento

<< Home