lunedì, ottobre 16, 2006

Concierto

La Nueva y yo fuimos el sábado a ver y oír el concierto de Depop, el mejor grupo de música pop de la actualidad y al que sólo la necedad y estupidez de la industria discográfica impiden vender discos como rosquillas. Pero yo no he creado un blog para hablar de mis amigos, sino de mí, que me parece mucho más interesante: diré, para empezar, que yo no sé silbar. Intento hacerlo, y sale de mi boca un ridículo bufido prácticamente inaudible. La Nueva, en cambio, emite unos silbidos tremebundos y estrepitosos. A veces, en casa, ella está en la cocina y yo en la sala de armas, por ejemplo, y entre una y otra habitación hay muchos metros y tabiques de distancia. Entonces, para llamarme, la Nueva lanza unos de sus silbidos huracanados y sólo así la oigo perfectamente. La oigo yo, y varios rebaños de ganado vacuno que responden a la llamada y se concentran ante casa procedentes de lejanas comarcas antre el desespero de sus pastores.
Pero sigamos, ahora que estamos bien situados en el contexto. Durante el concierto de Depop pasé rápidamente a la euforia tras mi simple satisfacción por sus primeras canciones, y para expresar esa euforia me di cuenta muy pronto de que aplaudir era insuficiente. Así que, en un momento dado, le dije a la Nueva:

-Silba por mí, por favor.

La Nueva silbó, reflejando lo contento que yo estaba. Tuve que pedirle que silbara varias veces, sobre todo a la hora de reclamar bises. El concierto terminó y mientras volvíamos a casa, tarareando esa canción de Depop que tanto nos gusta a ella y a mí y de la que nunca recordamos el título -ni la letra, por supuesto, que está en inglés-, a mí me dio por pensar qué ocurriría si careciera de manos. Me imaginé en un concierto de Depop, o de cualquiera, bailando discretamente con mis brazos sin manos y diciéndole a la Nueva:

-Esa canción no me gusta. Aplaude, pero sólo en plan cortesía.

Y luego:

-Esa ha estado muy bien. Aplaude con entusiasmo, y silba una vez.

Y más tarde:

-Aplaude con euforia y las manos sobre la cabeza. Y silba varias veces.

Y, claro, le pediría que encendiera un mechero en las canciones-himno y que fuera a buscarme una cerveza con pajita.

3 Comments:

Blogger Cabeza Mechero said...

Yo tampoco se silbar, bueno de hecho me sale, pero necesito ensayar varias veces antes, lo cual, en eventos multitudinarios puede hacerme parecer por más lelo de lo que ya soy propiamente, de manera que paso de silbar. Antes de escribir este comentario, he ensayado varias veces (pues nadie me mira mientras hago esto) hasta que me a salido, incluso me a caido un poco de babilla sobre el teclado... pero al final he pegao un silbido monumental, te aconsejaría que cuando no haya nadie lo hiceras... te quedas muy a gusto y te sientes una persona nueva.

2:27 PM  
Blogger Reich said...

Yo aprendía a silbar cuando descubrí que aplaudir me aburría.
Y silbo muy bien (no porque yo lo diga, sino que me lo suelen comentar).
Eso sí, yo en lugar de atraer rebaños, hago que se giren todos los obreros de la construcción que creen que por fin alguien les está devolviendo el piropo.

Besos

8:13 PM  
Anonymous Dani said...

Silbidos y Depop, eh? vaya, vaya. Bueno como dice el autor, no leas entre lineas que no pone nada.

4:40 PM  

Posta un commento

<< Home