venerdì, luglio 28, 2006

Mónica había explotado (6)

Fue enorme mi sorpresa cuando, al final del partido, se confirmó la eliminación de Argentina a manos de Alemania. Reflexioné unos minutos sobre lo que acaba de contemplar sin llegar a más conclusión de que el fútbol es así y de que los goles son la salsa de este deporte. Me levanté, aplasté con mi pie desnudo la cucaracha que me había saludado tan alegremente durante la tanda de penaltis y tomé un libro al azar de mi biblioteca. Era la Biblia, una Biblia que Mónica y yo habíamos robado años atrás en un hotel de Santa Fe, Nuevo México. Pensé inmediatamente en mi asistenta, que acababa de abandonarme, y en sus comentarios bíblicos sobre la destrucción de Sodoma y la mujer de Lot. También tuve la intuición de que, si en ese momento abría el libro sagrado con los ojos cerrados por cualquier página, daría sin duda con esa misma escena. Pero me equivocaba, el paraje al que fui a parar no era menos célebre pero no trataba de la destrucción de Sodoma, sino del momento en que Jesucristo, dirigiéndose a Lázaro, dice:

-Levántate y anda.

No me lo tomé como una señal, puesto que yo no me llamo Lázaro y además ya estaba de pie, y Dios no puede errar tanto en sus señales, pero decidí cumplir la segunda parte de la orden dada a Lázaro.

-Voy a andar un rato -me dije- Voy a ir al cine -me añadí.

Pensé en qué tipo de película me gustaría ver. Me hubiera apetecido, por ejemplo, ver una de esas típicas películas norteamericanas que tratan de complots gubernamentales o de la CIA y que ponen en peligro la vida de un joven fiscal, y en la que no aparecieran ni Gene Hackman ni Denzel Washington. Busqué en la cartelera, pero no hallé ninguna película que se adaptara a mis necesidades. Hallé varias con ese argumento, pero en todas aparecía alguno de esos actores, cuando no los dos a la vez. ¿Y un film de ciclistas belgas asesinos?, pensé después. Repasé la cartelera con avidez, pero tampoco había ninguno de esas características. Hijos de puta, grité levantando un puño al aire, insultando a la industria del cine en general, porque el tema me parecía muy interesante. Y repasé mentalmente el argumento de la película que me gustaría ver esa noche: un belga llamado Vercruyssen circula en su bicicleta por las calles de los suburbios de Bruselas en busca de víctimas. En un descampado, Vercruyssen se topa con una bella joven llamada Mirabelle (le di los rasgos físicos de Uma Thurman), a la que asesina salvajemente con los radios de su rueda trasera. Un joven policía apartado del servicio -al que no debería interpretar Denzel Washington, pues en Bruselas dudo que haya policías de color, ni Gene Hackman, pues es mayor para el papel de joven policía- se obsesiona con el caso y decide investigar por su cuenta, para lo cual se compra una bicicleta. Pero en fin, ninguno de los muchos cines de Barcelona ofrecían esa noche una película de ese tipo, ni nada que se le pareciera.
Pues vaya mierda de cartelera tenemos en esta ciudad, acabé farfullando. Anduve un rato por el pasillo de casa para cumplir con las órdenes divinas dadas a Lázaro, por si acaso, y acabé tumbándome en la cama. Contemplé nuevamente el retrato de Mónica y el sopor fue apoderándose de mí. Soñé que leía en la Biblia la historia de un hombre al que le explotaba la esposa y que iba cayendo en la desesperación pues desde ese día no conociera mujer alguna, hasta que se le apareció Yahvé y le dijo:

-Toma esa bicicleta y anda.

Y el hombre tomare la bicicleta y recorrió los caminos del Señor y halló una mujer de Babilonia. Y el hombre y la hembra, que se parecía a Uma Thurman, se acostaron en el lecho y fornicaron y Dios lo vio y dijo que eso era bueno.

11 Comments:

Blogger Reich said...

Le acaba de explotar su mujer... y ya está soñando con fornicar con Uma Thurman...

Hombres!!!

10:49 AM  
Blogger Jordi said...

Bueno, mi mujer no ha explotado y yo a veces también sueño con Uma Thurman, como bien ella sabe (mi mujer, digo)

11:13 AM  
Blogger Cabeza Mechero said...

Me has recordado una canción que grabé de la radio hace un huevo de años; la letra más o menos decía:
"Lázaro levantate y anda,
que me han robado el coche panda,
Lázaro le dijo que no,
y Jesús le resucitó, ¡que cabrón!"
La canción decía más cosas, pero no las recuerdo bien, la he buscado en el google cienes de veces, pero para la red ese tema jamás ha existido; puede que Mónica averiguara quienes eran los autores de esa canción, junto con lo del dentrífico y el mando a distancia...

Respecto a los ciclistas asesinos creo que la industria debería comprarte esa idea, se podría hacer una peli bien maja en la que no debería faltar la escena de "estás fuera del caso, entregame tu placa y tu pistola... también la del calcetín".

Saludos!

6:33 PM  
Blogger Cabeza Mechero said...

Por cierto, hay otra canción que sí que recuerdo, de los Pitersellers, que dice algo así como, "uma thurman me toca la banana", y poco más. Un tema totalmente imprescindible vamos.

6:37 PM  
Blogger Jordi said...

Esas escenas que citas ("entregame tu placa y tu pistola...") son por supuesto imprescindibles en la película de los asesinos ciclistas belgas. Y en cuanto a la canción de Lázaro y Panda, hay que encontrarla ya y convertirla en hit, categoría que se merecía ya en su día y que incomprensiblemente no alcanzó.

7:25 PM  
Blogger kaneshiro said...

sí, por favor, banda sonora indispensable de esta historia que veo muy próximamente adaptada al cine... Qué ganas de ver un páncreas en pantalla grande.

6:47 PM  
Blogger kaneshiro said...

y por cierto, hermanito, qué rabia que te hayas apunto a la moda de exigir una contraseña de letras además de tener que identificarme como usuario para los comentarios, gr, gr, gr

6:48 PM  
Blogger Sauce said...

me das permiso para pasarme tu historia a word? Es que me encanta y me gustaría poder leerla todo seguido y sin tener el ordenador jodiendome los ojos y las cervicales.
¿ciclistas asesinos?¿belgas?pero en belgica no mataba la coca-cola?

12:30 AM  
Blogger Jordi said...

Hermanita Kaneshiro: Lo de exigir una contraseña de letras para poner comentarios fue imprescindible: en un solo día, la semana pasada, recibí ¡176 comentarios! Y no eran vuestros, sino de mi club de fans-robóticos de Estados Unidos, que me venden todo tipo de cosas. Me pasé un buen rato vaciando mi email de comentarios robóticos.

Sauce: Te doy permiso para hacer lo que quieras con esta historia.

5:45 PM  
Blogger Jordi said...

¡Menos registrarla a tu nombre!

6:08 PM  
Anonymous Fran said...

A mi tambien me interesaria saber los autores de esa canción, es buenisima, la tenia en cassete hace siglos y ya lo tengo perdido, mola recordad esos tiempos, buenas borracheras y pedales colosales :D

Saludos

8:22 PM  

Posta un commento

<< Home