sabato, settembre 15, 2007

Hacer pasar los trenes

De pequeño pasé muchas horas leyendo el Memorándum Nacional de Ferrocarriles y Trenes Metropolitanos, una prolija obra escrita por los ingenieros Aníbal Cifuentes y Nemesio Salicrú. En mi mente infantil al ingeniero Cifuentes le imaginaba rosadito y con granos y le llamaba Cifu, porque en mi clase había un niño rosadito y con granos de apellido, claro, Cifuentes, al que le llamábamos Cifu. A Salicrú me costaba mucho más imaginarle, porque en mi clase no había ningún niño con ese apellido. Así que cuando pensaba en Salicrú se me aparecía un ingeniero idéntico al ingeniero Cifu. Para distinguirles, a Salicrú le ponía unos kilos de más y suponía que él era el autor de las numerosas notas a pie de página del Memorándum. El ingeniero Salicrú, me decía yo, es mucho más detallista que el ingeniero Cifu y me imaginaba peleas entre ellos para incluir nuevas notas a pie de página en el momento de escribir su obra.
En aquel libro había un apéndice titulado Estaciones en Desuso que contenía una larga lista de estaciones de ferrocarriles repartidas por todo el país que, por un motivo u otro, habían sido abandonadas. Ese era el capítulo del Memorándum que más me gustaba. Me pasaba horas y horas leyéndolo; bueno, miento: lo leía un par de minutos y luego pasaba horas y horas imaginando historias que sucedían en esas estaciones abandonadas. Luego supe que también existen estaciones de metro abandonadas, hasta en Barcelona, e incluso sé de algunas webs que tratan del tema. Una de mis pesadillas recurrentes tenía como escenario precisamente una estación de metro abandonada. En la pesadilla yo me encontraba en el andén de esa estación, sin saber por qué, temiendo que apareciera un ruidoso tren vacío y se detuviera ante mí. ¿Debo subir o no?, pensaba con pavor. Pero en la pesadilla no aparecía ningún tren. No. Sucedía algo que a mí se me antojaba mucho más terrorífico: de repente oía unos pasos que bajaban por las escaleras. Ahí empezaban mis gritos y terminaba la pesadilla.
En fin. Lo que quería contaros es que he pasado las últimas semanas observando mi blog abandonado -por motivos personales, especialmente desidia y falta de tiempo- y regocijándome al contemplar mi propia creación en desuso. Durante este tiempo recordé muchas veces el Memorándum de Cifuentes y Salicrú y su apéndice sobre Estaciones en desuso. Y de repente, cuando parecía que el silencio se había apoderado ya para siempre de mi estación paragüil, entró Raquel y dejó un comentario en el último post, No llegamos a Palencia, que me sonó igual que los pasos en las escaleras del andén de mi pesadilla. Así que no tuve más remedio que bajar a mi estación abandonada y encender las luces y hacer pasar los trenes.

PD: Quizá algunos pensáis que abandoné mi blog y me dediqué a peserguir a la bella Charlize Theron con mi paraguas en llamas, pero lo desmiento:

http://www.enfemenino.com/w/star/n308089/news/charlize-theron-no-tiene-miedo-al-fuego.html

2 Comments:

Blogger Miroslav Panciutti said...

En la línea 1 del metro de Madrid, entre Iglesia y Bilbao, está la estación abandonada de Chamberí. Tendría 13 años cuando creí ver en esa estación, atravesada a la máxima velocidad, a dos personas desnudas de piel muy blanca que ejecutaban un fantasmal baile. Esos seres, luego, visitaron mis sueños durante una larga serie de noches. Hoy creo que debieron ser alucinaciones de niño.

PS: Habrá que agradecer a Raquel que te haya animado a encender las luces.

PS2: Tu desmentido respecto a Charlize suena poco convincente.

10:49 AM  
Anonymous Zafferano said...

Así que tú también procastineando!!!

Besotes

8:40 PM  

Posta un commento

<< Home