mercoledì, luglio 11, 2007

La Casa Winchester

No conocía esta historia hasta que leí La trilogía de Nueva York de Paul Auster:

“La señora Winchester, la viuda del fabricante de rifles, temía que los espíritus de las personas que habían muerto por disparos hechos con los rifles de su marido vinieran a llevarse su alma, y por lo tanto continuamente añadía habitaciones a su casa, creando un monstruoso laberinto de pasillos y escondites, de modo que pudiera dormir en una habitación diferente cada noche y así eludir a los fantasmas. La ironía es que durante el terremoto de San Francisco de 1906 quedó atrapada en una de esas habitaciones y estuvo a punto de morir de inanición porque los sirvientes no la encontraban”.

A mí me suele ocurrir que, cuando leo un libro, pienso en otros. Así, al leer esa historia en el libro de Paul Auster me acordé inmediatamente de esa frase de El Gatopardo, de Lampedusa, donde se dice:

“Don Fabrizio solía decir que un palacio del que se conocían todas las habitaciones no era digno de ser habitado”.

La historia de la señora Winchester es real: al parecer, la mujer vivía aterrorizada por las desgracias que se habían sucedido en su familia, que ella atribuía a una venganza de los espíritus de las víctimas de los rifles Winchester. Una médium le dio un remedio: mientras hubiera ruido en la casa esos espíritus no se acercarían a ella. La señora Winchester ordenó entonces que, 24 horas al día y todos los días del año, un grupo de albañiles hicieran obras en su casa. Esa fantástica locura duró 38 años, convirtiendo la mansión en un laberinto descomunal de 160 habitaciones. Y como las obras se hacían improvisando, sin planos, hay escaleras que no van a ninguna parte, ventanas ciegas, puertas tras las cuales sólo hay tabiques, etcétera.
Hay mucha información en Internet sobre la Casa Winchester. Incluso puede visitarse si uno se toma la molestia de ir a San José, California.

4 Comments:

Blogger Stella Blue said...

Si yo hubiera sido la vieja, hubiera hecho de la casa locales de ensayo sin insonorización, abierto 24 horas al día, gratis... ¡Y qué buenas bandas habrían salido de ahí!

10:57 AM  
Blogger irlande said...

En realidad eso es un remedio? XD.
160 habitaciones en 38 años trabajando 24 horas al día? Seguro que eran españoles...
Saludos!

9:33 PM  
Anonymous Bree said...

Me ha gustado mucho la historía...no la había escuchado...o mejor dicho leído antes..
Tienes un blog muy interesante

12:58 PM  
Blogger ficus said...

Una historia increible y cierta!

Un link a la casa,

http://www.winchestermysteryhouse.com

7:08 AM  

Posta un commento

<< Home